CONTADOR DE VISITAS

sábado, 18 de septiembre de 2010

El curioso caso de Filipe Luis

Si hace un mes preguntamos a la parroquia rojiblanca del Atlético de Madrid sobre que fichaje ha hecho más ilusión, sin duda sería el caso del brasileño Filipe Luis. Él y Godín, quizás, sean los que más papeletas se llevan. Sin duda, el uruguayo ha cumplido notablemente con las expectativas, ya que la pareja que forma con Domínguez, o Perea, ha asegurado una gran solidez atrás.

Filipe Luis llegó al Atlético de Madrid por una cantidad cercana a los 13 millones de euros. Las conversaciones entre Pitarch y Lendoiro fueron muy duras, ya que el gallego quería sacar una buena tajada por el jugador, tras el interés de grandes como FC Barcelona o Real Madrid. Pero había un gran inconveniente: el ex jugador del Real Madrid Castilla tuvo una grave lesión de ligamentos en Riazor, frente al Athletic Club de Bilbao, que le tuvo apartado de los terrenos de juego durante gran parte de la segunda vuelta.
Iraizoz cayó encima del pie de Filipe Luis

Su vuelta llegó antes de lo esperado, ya que el brasileño trabajó a destajo en el gimnasio para recuperarse cuanto antes. Los ánimos de su afición se hacían visibles en cada partido con pancartas de apoyo hacía él. El jugador se veía obligado a volver, y recortó los plazos. Incluso pudo volver a jugar los últimos partidos de Liga, cuando el Depor no se jugaba nada.

En verano, se seguía ejercitando en Abegondo, a expensas de que un Club llegase en su búsqueda, y confiase en él después de la lesión. Fue el Atlético de Madrid quién vio en el jugador el perfecto sustituto para Antonio López. El mayor problema era si podía seguir al mismo nivel de los dos últimos años, tras su fractura de la pierna derecha. Garcia Pitarch y Cerezo lo hicieron, y desembolsaron el dinero suficiente para convencer al máximo mandatario del Deportivo.

La pretemporada fue dura. Mucho ejercicio físico para recuperar el estado de forma que le llevó a la Selección. Pero a día de hoy, el jugador no ha vestido la elástica rojiblanca en competición oficial.

¿Qué pasa con Filipe Luis? ¿Tan mal está para no poder disputar unos minutos, e ir cogiendo el ritmo de partidos? Quique aún no ha contado con el flamante fichaje, e incluso ha utilizado a Domínguez en el lateral izquierdo. Antonio López no está a la altura de las expectativas, y urge la pronta recuperación de Filipe Luis para ocupar su puesto. Por esta razón, muchos hablan del "curioso caso de Filipe Luis". Un jugador, que empezó con un nivel muy elevado, y que poco a poco ha ido desapareciendo, al igual que Benjamin Button, que fue rejuveneciendo con el paso de los días.

¿Pero realmente Quique no alinea al brasileño por su mal estado de forma, o hay otros motivos que le obliga a ello? En realidad, pienso que el brasileño puede disfrutar de algunos minutos, e incluso completar con nota un partido entero, pero el público del Calderón tiene la mira puesta en el jugador. Están a la espera de poder analizarlo. Y realmente, si no anda bien de forma, pueden sentenciarlo. No es nuevo esto en la ribera del Manzanares, ya que otros jugadores han sufrido este acoso. La grada no está para andarse con florituras, y quieren una reacción instantánea. Ya ocurrió con Pernía, que tras una gran temporada en Getafe, no cuajó en la capital, y se marchó por la puerta de atrás. O con Reyes, ídolo hoy en día, era abucheado cada vez que tocaba el balón por su pasado y su mal rendimiento.

Filipe Luis es muy grande. Es un futbolista de los pies a la cabeza. Es el futuro sucesor del lateral izquierdo por muchos años. Por esa razón, necesita tiempo. Tiempo de recuperarse, tiempo de ponerse en forma, tiempo para prepararse y tiempo para ultimar la puesta a punto. La afición está nerviosa por si se encuentra con un "bluff", pero han de aguardar esperanzados en su vuelta.

1 comentario:

  1. La verdad es que no juegue Filipe Luis es un poco raro.

    Un Saludo

    ResponderEliminar