CONTADOR DE VISITAS

viernes, 1 de julio de 2011

La depreciación merengue como estigma deportivo

En un mes donde Neymar y Agüero han sonado como candidatos a ocupar un puesto de delantero en el Real Madrid, uno se pregunta si de verdad son necesarios en la primera plantilla. Con Higuaín y Benzemá como '9' naturales parece practicamente imposible que un equipo pueda plantearse dicha posibilidad. Tras el gasto invertido en el francés y en el argentino y con muchas críticas a la espalda, sería un error que el Real Madrid incorporase a un nuevo jugador, que pueda sufrir el mismo camino que los dos delanteros actuales merengues, después de ya haber demostrado un nivel apto para el club de Chamartín.

El segundo mandato de Florentino Pérez al mando de la nave galáctica del Real Madrid se ha caracterizado por una metodología más sofisticada y trabajada en cuanto al mercado de fichajes. Los grandes dispendios en jugadores que dieron la talla durante su primera etapa (Ronaldo, Beckham, Zidane, Figo...), con un gran gasto de dinero para conseguir vestirlos de merengue, se ha visto frenada de golpe con una filosofía que goza de mayor equilibrio y que pasa por cubrir las necesidades del club en la primera plantilla.
Así se ha podido ver en su primer año, cuando desde la llegada de José Mourinho al banquillo blanco, ha primado la exigencia por formar una plantilla que cumpla las expectativas de formar un equipo competitivo. Los fichajes de Pedro León, Nuri Sahin, Ozil, Altintop, Canales o Ricardo Carvalho, entre otros, con un precio no excesivamente desorbitado, han servido para ver como Florentino Pérez ha aprendido de los excesos del pasado. Sin embargo, algo sigue igual por Chamartín, y es la constante depreciación del jugador merengue.

 
Durante las últimas semanas, Neymar o Kun Agüero han copado las portadas de los principales diarios deportivos españoles. Dos jugadores completamente diferentes, que vendrían a ocupar una parcela bien reforzada en el seno del mejor equipo del siglo XXI. A pesar de las primeras impresiones, la entidad no ha dicho nunca un "no" tajante a la contratación de estos dos jugadores e incluso se ha aceptado en público que ha habido conversaciones por la sensación actual del Santos brasileño.

Con Benzemá, Higuaín y Cristiano Ronaldo en punta, más Álvaro Morata alternando el filial con el primer equipo, y sabiendo de primera mano que el sistema del técnico portugués pasa por utilizar un único punta, suena descabellado pensar en que, tanto Agüero o Neymar, tengan cabida en dicha plantilla...  a no ser que el Real Madrid planteé la posibilidad de vender a Higuaín o Benzemá.

Llegados a este punto, vuelve el eterno debate, que hizo preso a Florentino Pérez durante su primera legislatura al frente del club de Chamartín: la depreciación en el valor de los jugadores merengues. Gonzalo Higuaín llegó de River Plate en 2006 por 13 millones más variables, una cifra que no alcanzaba los 20 millones de euros en total. Por parte de Karim Benzemá, ha sido una apuesta de futuro del actual presidente blanco, dado el potencial demostrado en Lyon, con una inversión entre los 30 y los 35 millones de euros.

Suena a quimera que, tras un período de adaptación y de aprendizaje de los valores del club, el Real Madrid quiera deshacerse de uno de estos dos jugadores. Tanto el argentino como el francés han seguido un camino evolutivo bien parecido. Desde la ovación y el clamor de las masas tras la confirmación de su fichaje, a las continuas críticas tras no ver puerta con la facilidad que se les presuponía a estos artilleros. Con el tiempo y con mucho trabajo, tanto Higuaín como Benzemá, han sabido desmarcarse de estos abucheos para ganar los aplausos del público, con goles y jugadas que levantaron al señorío merengue.


Si se produce la llegada de Neymar o Agüero, el Real Madrid repetiría el mismo camino que tuvieron que aceptar con Higuaín y Benzemá. Los años de Agüero en el Atlético de Madrid pueden dar a entender en que el argentino no necesite ese período de adaptación a la Liga BBVA, pero sí tendría que hacer frente a la aclimatación al juego de la plantilla. Por parte de Neymar, es una incógnita. Muchos le tildan como el sucesor al fracaso de Robinho, y otros como a la futura estrella que debe acompañar a Cristiano Ronaldo para formar una dupla temible en Europa. Sin embargo, el descaro que demuestra el brasileño se vería tapado por la disciplina defensiva del Real Madrid y con un juego más elaborativo, no tan basado en las individualidades, principal habilidad del brasileño.

En opinión de quien suscribe dicha columna, el Real Madrid caería en el error de contratar a Agüero o a Neymar, en pos de Higuaín o Benzema. Tanto el argentino como el francés han recorrido un largo camino para sentar las bases, por lo que una afición sedienta de títulos como es la del Real Madrid, vería con malos ojos que estrellas catalogadas como Agüero o Neymar no triunfasen de primeras en la plantilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada